Abre el Mercado de La Frontera

Abre el Mercado de La Frontera

El 12 de septiembre de 1989, hace ahora 32 años abría sus puertas el mercado de La Frontera, todo un hito en la historia del comercio de Petrer. El Ayuntamiento petrerense apostó muy fuerte y pudo sacar adelante un mercado público que tuvo que sortear muchas dificultades y recelos.

Tras la recalificación del suelo de las viejas cerámicas y la urbanización de la avenida Reina Sofía, se produjo un gran boom de la construcción en la zona experimentándose un fuerte incremento de población. Ya en 1984 el boletín municipal El Carrer anunciaba la idea de que era necesario un mercado para este populoso barrio atendiendo a las necesidades por el paulatino crecimiento de la población de esta zona. El proyecto de construcción se puso en marcha y se recibió una importante subvención con un montante de 15.000.000 de las antiguas pesetas por parte de la Conselleria de Comercio de la Generalitat Valenciana para sufragar gran parte de los trabajos requeridos en la nueva instalación.

Esta subvención supuso la puesta en marcha de todos los mecanismos legales y técnicos para que este mercado tan necesario para el barrio fuera pronto una realidad. La construcción de este macro edificio fue costosa. En abril de 1987 comenzaron las obras de desmontaje y desescombro de la antigua y legendaria Cerámica Millá sobre la que se levantaría el primer mercado de esta zona. Los trabajos previos al comienzo de las obras fueron muy importantes. Se diseñó un “plan parcial” para respetar las dos chimeneas ya existentes como centro de una importante zona verde.

En el plano eminentemente mercantil hay que señalar que ya dos años antes de su inauguración todos los puestos de venta estaban cubiertos y que los vecinos de la zona esperaban su pronta inauguración. El nuevo mercado municipal fue a partir de septiembre de 1989 una realidad. Pese a los innumerables contratiempos que determinaron las distintas fases de construcción del edificio y el desfase económico experimentado por los costos de edificación de la obra, que incrementaron en unos 14 millones el presupuesto inicial, las obras concluyeron dando paso a las labores de limpieza y adecentamiento del nuevo edificio.

Tras su puesta en marcha, tanto los políticos como los comerciantes mostraron gran optimismo respecto de las posibilidades comerciales de este nuevo mercado que, ubicado en una zona donde la densidad demográfica aumentaba continuamente, se convertía en un servicio ineludible y necesario para el usuario. Tiene su entrada principal en la calle Camino Viejo n.º 18 y es un mercado de nueva generación y modélico en la Comunidad Valenciana en cuanto a su infraestructura comercial, sus dimensiones y buen funcionamiento. Cuenta con una gran aceptación entre la clientela local y comarcal, dada la profesionalidad de sus comerciantes y la variedad y calidad de productos frescos que ofrece.

La gestión del mercado es totalmente municipal, aunque se colabora estrechamente con la Asociación de Comerciantes del Mercado de la Frontera. Desde el año 2007 cuenta con parking público. En la actualidad consta de 38 casetas, seis casetas dobles y una cafetería. La superficie media por caseta es de 12 m² estando todas abiertas. En su explanada exterior se celebra mercadillo los miércoles y los viernes, y genera una gran afluencia de público. Consta de 91 puestos, repartidos casi equitativamente entre el sector de fruta y verdura y el de textil y otros.

Hoy, tanto la zona de Las Chimeneas como El Campet es una zona con mucho futuro. Quién iba a decir, hace tan sólo unos años, que en esta parte del barrio de La Frontera, en el área comprendida entre las antiguas cerámicas de Millá y Ribelles y la denominada senda del Campet, se iban a construir tal cantidad de viviendas. La construcción del importante complejo de la Estación de Autobuses, de la Biblioteca Poeta Enrique Amat, del Centro de Salud Dr. Antonio Payá Juan, del Centro Clara Campoamor y del Mercado dan servicio no solo a Petrer sino también a las poblaciones vecinas.

Todo ello genera riqueza de modo directo e indirecto con la proliferación de pequeños comercios y otros servicios particulares. El crecimiento de la población se ha centrado en los últimos años en esta zona y en sus alrededores. Estas franjas urbanas están densamente pobladas y lo que antaño fueron tierras cultivadas y cerámicas se han convertido en una zona con modernos edificios y dotada de múltiples servicios.

Pero volvamos al mercado de La Frontera y hablar hoy del mismo, 32 años más tarde, es hablar de un antes y un después en los espacios públicos dedicados a la alimentación en Petrer. Calidad de género, profesionalidad y trato familiar son las características que ofrecen sus comerciantes, valores que hacen que los clientes se mantengan siempre fieles al mismo.