11.9 C
Petrel
lunes, 17, enero, 2022

De vuelta por el Perrió rumbo a Castellarets

De vuelta por el Perrió rumbo a Castellarets

Por: Mario Payá, Juan Rico y Roge Corpus

Mario, Juan y Roge nos llevan a la subida a Castellarets por el Perrió. Las preciosas umbrías de pinos, las vistas a Rabosa, a Petrer, a El Cid, a la Serra del Cavall, al Maigmo, la hacen única. Partimos desde el aparcamiento del final de la calle La Huerta, en la antigua guardería y nos adentramos en la rambla de Puça.

En verano la rambla está seca, pero durante el invierno hay veces que lleva bastante agua que hay que ir sorteando. Hay que estar atentos porque cuando llegamos a La Calera, con una fachada de piedra muy antigua, encontramos en la esquina de la pared dos franjas, una amarilla y debajo una blanca, que nos indican que por allí pasa un sendero de pequeño recorrido que es el que seguiremos. Se trata de una antigua fábrica de cal que en la actualidad está habitada como segunda residencia.

En su interior hay un horno con un mosaico de azulejos que –según dicen- es una obra de arte. Bordeamos la vieja construcción y empezamos a subir, dejando la rambla abajo, a mano izquierda y llegamos a un camino asfaltado que continuaremos. (En el caso de no encontrar esta señal se puede seguir recto por la rambla y continuar un poco más adelante por un camino asfaltado que sube a mano derecha a una propiedad). Pronto encontramos un cruce de caminos pero continuamos recto.

Veremos una vieja caravana que ahora es la morada de un caballo, la dejamos a la izquierda y seguimos por una senda de cemento escoltada por adelfas (baladre) a ambos lados. Aquí hay que estar atentos porque el camino que hay que seguir ahora es una pequeña senda a mano izquierda cuya única señal son cuatro piedras amontonadas. Una vez en la senda divisamos a nuestra izquierda el Molí de la Pólvora, propiedad de la familia Tortosa, donde antiguamente se fabricaba pólvora negra para explotación de canteras y cartuchos de caza.

A partir de ahí no tiene pérdida, la senda llega a la pista que lleva al albergue del Centro Excursionista, después de haber pasado la cadena. Continuamos por la senda situada junto al cartel en dirección Rabosa-Els Castellarets. Nos adentramos de nuevo en una umbría donde la senda es estrecha pero cómoda y los pinos nos resguardan del sol. Merece la pena parar a mirar el bonito paisaje, enfrente Els Castellarets, también llamado el pequeño Cid por la semejanza de su silueta, a la derecha la Silla de El Cid, atrás una bonita vista del alberque cuya estructura de madera se disimula entre la vegetación.

Antes de empezar la subida a Castellarets cruzamos otra senda que lleva a Rabosa. Nos disponemos a hacer el esfuerzo final, una subida pronunciada pero corta. Llegamos a la cima, unas cuantas fotos y una vuelta de 360 grados para divisar todos los montes que nos rodean.

Ahora la recompensa, el almuerzo, cocas y sardinas, algo de fruta y de nuevo nos ponemos en marcha. Volvemos por el mismo camino pero, paradójicamente, el paisaje se ve distinto, da gusto observar el verdor de este paraje del Perrió y Els Castellarets y llama la atención el profundo silencio que reina.

Conforme nos aproximamos a la rambla nos cruzamos con grupos de ciclistas de montaña, ya que este tramo de senda es bastante transitado por los ciclistas que continúan hasta Rabosa o Catí. Volvemos a la civilización y no nos encontramos más que algún vehículo que se dirige a las casas de campo. Cruzamos el acueducto y punto y final.

otras noticias

siguenos en

4,793FansMe gusta
878SeguidoresSeguir
965SeguidoresSeguir
- Anuncio-spot_img
- Anuncio-spot_img

LO MÁS LEIDO

🍪