10.8 C
Petrel
martes, 7, diciembre, 2021
spot_img

Los cementerios históricos de Petrer

Los cementerios históricos de Petrer

En estos días previos a la llegada del 1 de noviembre en el que el recuerdo a los difuntos adquiere un especial protagonismo, en nuestra sección vamos a recordar las necrópolis y cementerios existentes en el centro histórico, conociendo su existencia por las intervenciones arqueológicos realizadas, porque todavía quedan visibles sus vestigios o, como ocurre con el cementerio inaugurado en 1935, porque está en uso.

 Desde hace miles de años, el ser humano ha enterrado o incinerado a sus difuntos siguiendo un ritual establecido por las creencias religiosas que se han asentado en nuestro territorio y que aventuran una prolongación de la vida en el más allá.

El primer espacio funerario del que tenemos constancia, posiblemente sea el de Villa Petraria, situado al inicio de la calle Mayor y datado entre los siglos I y VI d. C., indicando el director de la excavación que, aunque no se encontraron restos humanos, sí se documentaron elementos que podrían asimilarse a un mausoleo junto a los restos óseos de animales domésticos consumidos de un banquete funerario.

Será en época andalusí cuando en Bitrir (nombre árabe de Petrer) los habitantes despidan a sus seres queridos siguiendo el rito musulmán de inhumar a los difuntos en una fosa envueltos en sudarios sobre el costado derecho y con el rostro colocado orientado hacia la ciudad santa de La Meca. De este periodo, en distintos puntos del centro histórico, entre el siglo X y mediados del XIII, se han identificado en las últimas décadas tres necrópolis: en la zona del colegio La Foia, en El Derrocat, y en el entorno de la calle San Antonio.

En la Baja Edad Media, entre finales del siglo XIII y la expulsión de los moriscos en 1609, la aljama de Petrer aumentó considerablemente su población. Ello tuvo que significar la creación de un nuevo recinto sagrado destinado a enterrar a los mudéjares y moriscos fallecidos. Este espacio, conocido en la documentación como el fossar, corresponde con el actual paseo de la Explanada, y en varias excavaciones realizadas en los inmuebles del paseo desde la década de los ochenta del siglo pasado, se han encontrado una docena de enterramientos masculinos y femeninos, destacando de ellos el enterramiento de una doncella con un ajuar nupcial y que denominamos como “la dama de Petrer”.

Desde la expulsión de los moriscos en 1609, y ya con población plenamente cristiana que repobló nuestra villa a partir de 1611, y hasta la construcción del cementeri vell en 1816, las personas fallecidas recibían sepultura, al igual que en el resto de poblaciones, en la antigua iglesia parroquial de San Bartolomé, apóstol. Hay que recordar que el antiguo templo era mucho más pequeño que el actual y ocuparía lo que sería el actual altar, capilla y sacristía y crucero.

La nueva iglesia, que es la que ha perdurado hasta nuestros días, sería el receptáculo donde se enterrarían los petresenses fallecidos hasta la edificación del que conocemos como cementerio viejo en 1816, al otro lado de la rambla de Puça como medida higienista pero muy próximo al núcleo urbano, en uso hasta 1935 aunque fue derribado en la década de los setenta del siglo XX. A finales de la década de los veinte del siglo pasado se planteó la construcción de un nuevo cementerio, en la zona del Guirney, debido a que el existente ya se había quedado insuficiente.

El proyecto de construcción del cementerio fue remitido al arquitecto D. Juan Vidal Ramos, autor del palacio de la Diputación de Alicante, del Hospital Provincial -actual MARQ-, o la casa Carbonell en la explanada de España, quien planificó unas instalaciones que podrían utilizarse por más de 25 años. Efectivamente en unas décadas se agotó la zona para construir nichos y panteones y el Ayuntamiento tuvo que ampliar el espacio del cementerio en varias ocasiones desde la segunda mitad del siglo XX hasta nuestros días.

PARA SABER MÁS
El Ayuntamiento de Petrer editó en 2005 el libro coordinado por el entonces director del Museo Dámaso Navarro, Francisco Javier Jover, titulado Vida i mort a Petrer. Història dels cementeris, en el que se hace un excelente resumen de los cementerios de todas las épocas existentes en el término municipal de Petrer. A esta publicación, se añaden varios artículos recogidos en la revista cultural Festa que también incluyen las novedades aparecidas sobre este tema.

otras noticias

siguenos en

4,204FansMe gusta
816SeguidoresSeguir
960SeguidoresSeguir
- Anuncio-spot_img
- Anuncio-spot_img

LO MÁS LEIDO

🍪