10.8 C
Petrel
martes, 7, diciembre, 2021
spot_img

LOS GRAFITIS DEL CALABOZO DEL CASTILLO DE PETRER

LOS GRAFITIS DEL CALABOZO DEL CASTILLO DE PETRER

Los grafitis existentes en el calabozo de la torre del castillo, son uno de los elementos más significativos y singulares de la fortaleza y que han pervivido a lo largo de los siglos y han llegado a nosotros “casi milagrosamente”, ya que otros existentes en la sala noble y en las salas de la torre, se perdieron con la restauración del castillo en las décadas de los setenta y ochenta del siglo XX.

En este lugar oscuro y estrecho los presos, de modo espontáneo, dejaron huella de su presencia en forma de dibujos geométricos, epigráficos, simbólicos y figurativos, a modo de entretenimiento o con una intención más profunda.

Los grafitis son dibujos incisos realizados con algún objeto punzante en paredes o en otros tipos de soportes, por ejemplo un recipiente cerámico. Numeroso de estos dibujos se identificaron a partir de la restauración del castillo en las paredes de la sala inferior de la torre, una estancia abovedada muy pequeña, de apenas seis metros cuadrados, que en época islámica (finales del siglo XII – comienzos del siglo XIII) fue un aljibe, y ya en época cristiana se transformó en calabozo.

Los presos, a lo largo de tres siglos, pintaron con carboncillo o con pintura roja, figuras femeninas y palabras en árabe, en los siglos XIV y XV, y posteriormente, en los siglos XV-XVI, ya realizaron los grafitis, propiamente dichos, representando calendarios o cuentas (una sucesión rayas verticales unas junto a otras, y según el calendario pueden tener más rayas o menos, o ser más largas o cortas), interpretándose como los días que pasan los presos en el calabozo.

Entre otros también podemos destacar estrellas de cinco puntas, dameros o “tableros de ajedrez”, motivos geométricos circulares, una cruz papal y un laberinto que llamó la atención a investigadores británicos y escandinavos de estas figuras que vinieron expresamente a verlo y estudiarlo en el año 2016.

Pero sin duda las representaciones de animales y de soldados-cazadores recreando una batida de caza ocupando tres de las cuatro paredes del calabozo, son las que destacan por su calidad y detalle. Por un lado los cazadores van ataviados con morriones y parlotas (boina), corazas y greguescos y armados con ballestas, floretes y lanzas.

Y por otro, contamos con animales salvajes que podrían estar en las partidas petrerenses como son los ciervos, ciervas y cabras, y con animales domesticados como los caballos y los perros. Estos grafitos fueron calcados y estudiados por un equipo dirigido por la arqueóloga Concha Navarro Poveda entre finales de la década de los ochenta y comienzos de los noventa del siglo pasado.

Gracias a estos estudios sabemos que, atendiendo a la vestimenta de los soldados y cazadores, podemos fechar la escena de caza a mediados del siglo XVI, aunque como se ha comentado, hay motivos pintados de siglos anteriores, y lo sabemos por estar realizados en enlucidos infrapuestos al que tiene la escena de caza y la mayoría de los grafitis.

Por último, a comienzos del siglo XX, cuando el castillo llevaba siglos abandonado, surge la costumbre de subir a la fortaleza el día de Santa Bárbara (4 de diciembre), patrona de los artilleros, mineros, etc. y representada con una palma y un castillo, a escribir con lápiz o a carboncillo, el nombre en las paredes de las salas y también en el calabozo.

Algunos de estos escritos todavía se conservan en la parte superior de la sala, ya que el resto estaba rellenada de escombro. En los años 2008 y 2009 se llevó a cabo la rehabilitación del castillo y las casas-cueva de la muralla dentro del Plan del 1% Cultural del Ministerio de Fomento y con participación de la Diputación de Alicante y del Ayuntamiento de Petrer.

En el mismo proyecto se incluyó la restauración y consolidación del calabozo y sus grafitis, ya que el paso del tiempo y la humedad existente en su interior estaban haciendo peligrar su integridad, a pesar de que era un espacio restringido a la visita para evitar actos vandálicos.

La empresa Arción, S.A., adjudicataria de la obra, contrató a la restauradora especialista italiana Marta Rebora, quien realizó un trabajo impecable devolviendo a la sala su imagen original, ya que tenía desconchados, perforaciones y roturas en las paredes que fueron reparadas y rellenadas para darle la volumetría original.

Del mismo modo, los enlucidos también presentaban deficiencias y en algún caso corrían peligro de desprenderse de la pared, por lo que fue necesario fijarlos inyectándole por debajo del enlucido mortero hidráulico de relleno de inyección. Las superficies de los enlucidos fueron limpiadas y recibieron una capa de producto consolidante para evitar nuevos desprendimientos. Y las inscripciones realizadas con posterioridad a los años setenta del siglo XX, fecha del comienzo de la restauración del castillo, fueron eliminadas.

En definitiva, tanto los estudios históricos y arqueológicos realizados sobre los grafitis como las acciones llevadas a cabo para su conservación, nos permiten contar con un elemento patrimonial de primer orden para contribuir a explicar la historia del monumento más importante de Petrer. Hoy en día el acceso al calabozo está restringido para su conservación, aunque hay dos fechas en el año en el que se pueden contemplar los grafitis originales con una visita guiada: el fin de semana de las jornadas de puertas abiertas que se realiza a mediados del mes de septiembre, y el primer domingo de diciembre, cuando celebramos en el castillo el día de Santa Bárbara.


PARA SABER MÁS
El primer estudio monográfico de los grafitos se lo debemos a la historiadora Concha Navarro Poveda quien publicó en 1993 el libro Graffitis y signos lapidarios del castillo de La Mola (Novelda) y del castillo de Petrer.. En el se incluye un estudio histórico de la fortaleza, las marcas de cantero de los sillares de la muralla, y la descripción detallada de los grafitis del calabozo. Veinticinco años después de este estudio, en 2018 vuelve al tema junto a la directora del Museo Arqueológico José María Soler de Villena, Laura Hernández, publicando el artículo “Grafitis históricos del castillo y de la iglesia de San Bartolomé de Petrer” dentro del catálogo de la exposición

otras noticias

siguenos en

4,204FansMe gusta
816SeguidoresSeguir
960SeguidoresSeguir
- Anuncio-spot_img
- Anuncio-spot_img

LO MÁS LEIDO

🍪