10.8 C
Petrel
martes, 7, diciembre, 2021
spot_img

Consejos para mantener el césped verde y fresco en verano

Consejos para mantener el césped verde y fresco en verano

El césped requiere cuidados para que mantenga su verdor y tenga un aspecto fresco. Si se siguen una serie de sencillos consejos lograremos un césped con verde uniforme, sin calvas y lustroso

Hay aspectos importantes a tener en cuenta para mantener un césped sano y en buen estado durante los meses de verano en los que las temperaturas son altas. Aspectos como el corte, abonado, riego, control de malas hierbas y el escarificado y aireación. El tronzado o corte regular del césped es muy importante ya que ayuda a espesar la hierba. La mejor técnica de corte es poco y a menudo que de una vez.

Además es recomendable cambiar la dirección y el patrón de corte cada vez para que las raíces de la hierba no se presionen en la misma dirección, siendo para corte la regla de oro reducir el tallo aproximadamente a la mitad o dos tercios, cerca de 5 cm aunque mediados del verano es aconsejable dejar la hierba un poco más larga puesto que así soportar mejor los periodos de sequía. En cuanto al abonado cabe subrayar que cortar el césped elimina muchos nutrientes de la hierba por lo que se tienen que sustituir para obtener un crecimiento óptimo.

Por ello, desde principios de la primavera, es aconsejable abonar el césped cada cuatro o cinco semanas. No hay que olvidar que hay mezclas de los nutrientes que necesita el césped, es decir, de nitrógeno, potasio y fósforo. Respecto al riego hay que tener presente que para mantener un césped verde y lustroso, durante todo el verano, es muy importante la frecuencia de riego que siempre va a depender de la temperatura y la humedad. Cuando la hierba necesita agua, empieza a adquirir un tono azulado y grisáceo y las hojas más antiguas de la planta empiezan a rizarse o marchitarse.

En el caso de que el césped esté recién plantado, hay que regarlo una vez al día para que las semillas puedan germinar y pueda formarse un sistema de raíces resistente. Por otra parte, en referencia a las malas hierbas, no hay que olvidar que con persistencia y las herramientas adecuadas se puede ganar la batalla a esas plantas. Las más pequeñas pueden extraerse con un escarificador manual para impedir y dificultar su crecimiento.

Mientras que las otras se pueden eliminar con una escardilla de raíces, intentando siempre sacar la máxima longitud de la raíz para impedir que vuelvan a crecer. Si aun así no hay forma de que desaparezcan, puede recurrir a los herbicidas. El escarificado y la aireación son fundamentales para garantizar el aire que necesitan las raíces del césped para respirar y crecer. A menudo, el suelo del césped no es tan arenoso como para permitir que el aire llegue a las raíces y, en consecuencia, el crecimiento no se desarrolla.

Con la ayuda de un simple rastrillo se pueden hacer orificios en el césped y rellenarlos con arena gruesa. De esta forma, el agua de la superficie podrá fluir y transportar oxígeno hasta las raíces. El escarificado permite extraer las hierbas muertas y otros restos del césped.

otras noticias

siguenos en

4,204FansMe gusta
816SeguidoresSeguir
960SeguidoresSeguir
- Anuncio-spot_img
- Anuncio-spot_img

LO MÁS LEIDO

🍪