16.7 C
Petrel
miércoles, 7, diciembre, 2022

Alejandro García Pérez, criador de gallinas Brahma

Por: Amparo Blasco Gascó  

Entre más de 3.000 razas de gallinas, el petrerense Alejandro García Pérez decidió hace, más o menos, cinco años empezar a criar aves de una de esas razas, concretamente, de la raza Brahma. A día de hoy, tiene unos 60 ejemplares, entre gallinas y pollos, aunque ha llegado a contar con más de 150 unidades.

Alejandro García Pérez es un petrerense que se crió en la Casa Cortés y, como en muchas fincas de nuestra localidad, allí nunca faltaban las gallinas para el autoconsumo de la familia. Así que podemos decir que creció entre gallinas.

Por esas casualidades de la vida, un día se enteró que había más de 3.000 razas de gallinas y que se catalogaban entre pequeñas, medianas y grandes y empezó a buscar en Internet información sobre estas aves. Pero hace unos cinco años, saltó en su móvil una fotografia de una gallina muy grande que le llamó la atención, era un ejemplar de la raza Brahma.

A partir de ahí, empezó a investigar sobre esta ave en concreto y ha entablar contacto con criadores de este tipo de gallinas, la más grande del mundo, clasificada como de tamaño XL.

En 2017, adquirió una pareja y de esta forma se convirtió, poco a poco, en un criador profesional de Gallinas Brahma. En una primera etapa, llegó a tener más de 150 ejemplares de 20 colores de plumaje distinto.

Llegó un día que decidió que se iba a especializar en un plumaje determinado y optó por el aperdizado dorado con mallado múltiple. Fue el momento de empezar a seleccionar y a desprenderse de ejemplares.

Actualmente, cuenta con 60 aves, 30 gallinas y 30 pollos, todos ellos comparten el color de su plumaje. Aunque no les ha puesto nombre, Alejandro los distingue sin problemas, hasta el punto que sabe quien es el más madrugador y canta primero.

En cuanto a la crianza, se ha decantado por la modalidad artificial por lo que cuentan con una especie de nevera que es la incubadora que tiene movimientos que simulan el volteo, con unos parámetros de temperatura y humedad determinados y en la que los huevos permanecen 17 días. Pasado ese tiempo, las bandejas con los huevos se pasan a la nacedora, que no cuenta con movimientos de volteo y se mantiene la temperatura pero se dispara la humedad, y es donde los huevos eclosionan y nacen los pollitos.

Una vez han nacido, los pollitos se depositan en criadoras con luz artificial con calor entre dos y tres semanas y en cuanto empluman los deja libres en parcelas, denominadas parques con una superficie de 5×5 m2 y que están vallados.

Este proceso de crianza lo inicia entre finales de enero y principios de febrero con la introducción de las bandejas con los huevos en la incubadora para que nazcan entre 20/21 días después.

Todo está bien calculado y dispuesto para que las condiciones sean las más idóneas para estas aves de corral crezcan sin problemas. Así pues, todas las gallinas y pollos viven en grupos de 10/12 en parques para evitar el picaje, un sistema de agua mecanizada para garantizar el agua en los bebederos sin que el agua esté estancada y el pienso en tolvas en las que no entra la humedad.

En cuanto a la alimentación, cuando los polluelos se encuentran en las criadoras, los alimenta con un pienso de iniciación con un granulado muy finito, más o menos como una harina. Una vez los traslada al parque les da un pienso de recría y, a partir de los seis meses, la base alimentaria de estas aves de corral es un pienso acorde con la edad.

Uno de los alicientes de los criadores de gallinas Brahma son las exposiciones en las que consiguen reconocimientos al ejemplar o ejemplares que presentan pero, en ninguna de ellas, un premio en metálico.

No siempre es posible presentar un ejemplar a una exposición puesto que tiene que cumplir una serie de requisitos para asemejarse lo más posible al “modelo estándar”. Entre ellos, la proporcionalidad entre el cuerpo y la altura, el color rojo de la cresta de guisante, el color amarillo de pico y patas, el buen estado tanto del animal como del plumaje.

Teniendo en cuenta esa serie de criterios, uno de los objetivos es mejorar la genética de las gallinas, pollos y gallos de esta raza para alcanzar el modelo estándar que se va consiguiendo a base de criar y seleccionar, descartando los que no son aptos para la cría del siguiente año a pesar de ser animales sanos.

El núcleo zoológico que ha creado Alejandro García, en concepto de colección privada, además de las gallinas Brahma cuanta con una pareja de emús, una cabra a la que ha bautizado con el nombre de “Rumba” y un perro de la raza mastín al que llaman “Capi”. Todos viven en paz y armonía en el espacio que les corresponde, aunque algunos de ellos comparten lugar sin problema alguno. Los únicos que están, totalmente, separados del resto de animales son los emús ya que, aunque son bastante dóciles, tienen mucha fuerza y podrían dañar el resto de animales.

Todavía no ha decidido si va a ser también criador de emús pero, como es un entusiasta de las aves grandes, al menos, cuenta con una pareja, macho y hembra.

Artículo anteriorLA CALLE HOYOS (I) 
Artículo siguienteLENTEJAS ROJAS CON CALABAZA Y SETAS

otras noticias

siguenos en

5,440FansMe gusta
1,139SeguidoresSeguir
1,022SeguidoresSeguir
- Anuncio-spot_img
- Anuncio-spot_img

LO MÁS LEIDO