19 C
Petrel
sábado, 18, mayo, 2024
spot_img

Rocío López Moltó. Percusionista

Tras superar unas pruebas, desde hace menos de un mes, la joven petrerense Rocía López Moltó es una de las percusionistas de la Orquesta Filarmónica de la Universidad de Alicante. Comenzó su interés por la percusión con tan solo 7 años en la Colla Moros Nous, ahora, con 25 años, ha finalizado el Grado Superior de Interpretación de Percusión

Rocío, ¿cómo llega la percusión a tu vida?

Pues, de niña, con tan solo siete años. Me empeñé en formar parte de la Colla de Moros Nous y ahí empezó mi periplo personal por el mundo de la percusión.

¿Alguien te “empujó” a tocar instrumentos de percusión?

En la colla, mi profesor era Rubén Lajara que parece ser que vio en mí algo especial para la percusión y me animó, siempre con el beneplácito y apoyo de mis padres, a empezar a estudiar música en la Asociación Musical Virgen del Remedio, donde cursé los cuatro cursos del Grado Elemental y, después, seguí estudiando en el conservatorio.

¿En el Conservatorio Profesional de Música “Ana María Sánchez” de Elda?

Sí. En el de Elda estudié los cuatro primeros cursos del Grado Profesional y los dos últimos en el Conservatorio Profesional de Música de Elche. Después, me fui a estudiar los cuatro cursos del Grado Superior al Conservatorio Profesional de Música “Juan Vázquez” de Badajoz, donde hace poco que finalicé el Grado Superior de Interpretación de Percusión, aunque no la formación.

¿Cómo ha sido la experiencia de estudiar a más de 600km de casa?

Han sido unos años intensos. Además, el Grado Superior son cuatro años, pero el tercero lo cursé, gracias a una beca Erasmus, en la ciudad sueca de Malmö. La verdad es que considero que esos cuatro años del “Superior” han sido una carrera de fondo, pero cuando terminas es muy gratificante

Comentabas que la formación sigue, ¿qué estás estudiando ahora?

Ahora estoy haciendo un máster de Educación Secundaria, en la especialidad de Música, en la Universidad de Alicante. La formación y la constancia es fundamental para progresar y mejorar como percusionista. Uno no puede finalizar la carrera y dejar de estudiar porque entonces no avanzas como músico.

Desde hace unas semanas, formas parte de la Orquesta Filarmónica de la Universidad de Alicante, OFUA. Antes que nada, enhorabuena.

Muchísimas gracias.

¿Qué supone ser una de las percusionistas de la OFUA?

Era la segunda vez que me presentaba a unas pruebas de forma presencial porque durante la pandemia todas eran por video y la verdad es que estaba muy nerviosa.

Cuando me comunicaron que era “apta” para entrar a formar parte de esa orquesta fue toda una sorpresa, pero, al mismo tiempo, una alegría.

¿La percusión es un mundo de hombres?

Se puede decir que sí, aunque, también, es cierto que, poco a poco, cada vez más mujeres optan por estudiar y tocar un instrumento de la familia de la percusión.

En mi caso, sólo en el Conservatorio de Elda, era la única chica, en Elche éramos tres chicas y cuando empecé el Superior en Badajoz entramos tres y cuando volví del Erasmus, había otra más.

Creo que sigue siendo un mundo de hombres pese a que cada vez somos más mujeres a las que nos gusta la percusión

¿Cuáles son tus referentes?

Entre las mujeres, la francesa Adélaïde Ferrière, considerada un referente a nivel mundial y, después, entre los hombres, el marimbista alicantino Conrado Moya, el valenciano Javier Azanza o timbalero solista de la Orquesta de París.

Aunque, sinceramente, cuando empecé mi único referente era mi profesor, Rubén Lajara.

¿Qué cualidades debe de tener un buen percusionista?

Sobre todo, saber adaptarse porque el percusionista marca la base rítmica de cualquier agrupación musical. Así que debes escuchar muy bien, saber cuándo eres importante y cuándo no, para no “comerte” la melodía, saber trabajar en grupo y, por supuesto, tener buen sentido del ritmo porque si no marcas bien puedes arrastrar al resto de los músicos.

¿Estás especializada en algún instrumento de percusión?

Toco todos los instrumentos de percusión porque la carrera está enfocada a que todos pasen por tus manos, desde los instrumentos de láminas a los de parche. Después, cada percusionista tiene sus preferencias, en mi caso, me considero una percusionista de parches, quizás por mi tradición bandística que estás más metida en instrumentos como los timbales o la caja, pero, desde luego que el sonido de los de la familia de láminas es muy bonito y me gusta mucho.

Siendo la percusión la que marca la base rítmica, en ocasiones, ¿os sentís como el “patito feo”?

Vamos a ver, a nivel profesional no, ya que hasta un golpe de triángulo puede marcar la diferencia en que entres en un sitio o no, pero a nivel amateur un poco. Prueba de ello es que cuando falta un percusionista no pasa nada, toca los platos o el bombo cualquier músico de otro instrumento y al contrario no es así. Pero, lo que está claro es que un buen golpe de bombo no lo puede dar cualquiera ya que hay que saber dónde y cómo percutir.

El percusionista también puede ofrecer un concierto como solista, ¿no?

Claro. Hay obras compuestas para solista percusionista. Algunas para multipercusión, de láminas, de caja y timbales y otras en las que el percusionista está acompañado por una orquesta, pero él es el instrumento principal.

¿Qué papel ha jugado Rubén Lajara en tu decisión de dedicarte, profesionalmente, a la música, a la percusión?

Yo, sin él, probablemente, no hubiera terminado la carrera. Son catorce años, de los que seis estas cursando la ESO y el Bachiller y el Grado Profesional. Es una etapa difícil en la que mis padres, en un principio, estaban un poco dudosos porque eran conscientes de que el mundo de la música es difícil, aunque, a pesar de esas dudas, siempre me han apoyado.

Pero lo que nadie puede negar es que Rubén Lajara siempre me ha llevado de la mano y, desde luego que, gracias a él, he llegado a donde he llegado hoy en día.

Por último, ¿sigues ligada a la Asociación Musical Virgen del Remedio?

Sí, a pesar de que he estado estudiando fuera de Petrer cuatro años, mi vínculo con la Asociación Virgen del Remedio lo mantengo y siempre que puedo toco con la banda de esta entidad músico-cultural.

Además, a “Virgen del Remedio” la considero mi familia musical.

otras noticias

siguenos en

6,513FansMe gusta
1,779SeguidoresSeguir
1,047SeguidoresSeguir
- Anuncio-spot_img
- Anuncio-spot_img
- Anuncio-spot_img

LO MÁS LEIDO