8.2 C
Petrel
sábado, 24, febrero, 2024
spot_img

Mario Martínez Martínez. Mecánico de Honda HRC

Con tan sólo 23 años, el joven Mario Martínez es el nuevo mecánico del piloto de motocross, Rubén Fernández, de Honda HRC. Como mecánico de entrenamientos, va a estar al frente de la preparación del piloto vigués para el Mundial MXGP 2024. Con su fichaje con HONDA, Mario espera ser Campeón del Mundo con Rubén Fernández

Mario, se puede decir que tú naciste y creciste entre motos, ¿no?

Por el trabajo de mi padre, se puede decir que desde que nací me he movido entre motos y que el mundo del Motocross siempre ha estado presente en mi vida y, por supuesto, sigue estando.

¿Y a competir en pruebas y campeonatos?

En 2015, corrí una carrera, pero no fue hasta un año después, cuando empecé a participar en campeonatos de Motocross.

No fueron años fáciles porque estaba estudiando el Grado Medio y después el Superior de Mecánica y los estudios los compaginaba primero corriendo en campeonatos y luego con el trabajo.

Aunque, como piloto, no has tenido una larga carrera profesional, sí que has subido, en varias ocasiones, al pódium, ¿es así?

En cierto modo sí, en 2018 gané el Campeonato Autonómico de la Comunidad Valenciana y unos años después, en 2021, corrí el “Nacional”. En este último campeonato, lo más importante para mí no era ganar sino el aprendizaje y lo cierto es que aprendí mucho.

¿Por qué dejaste de competir y optaste por ser mecánico de un equipo?

Siempre tuve claro que, profesionalmente, me iba a dedicar a la mecánica porque sabía que el mundo de la competición era muy complicado y difícil llegar a donde yo quería y como mecánico sabía que podía lograrlo, ese camino lo veía más fácil.

¿Cuál fue tu primer trabajo?

Bueno, empecé ayudando a mi padre en su tienda de recambios y accesorios para motocicletas y, después, me fui a trabajar a Javier Iborra Motos.

Ahora eres mecánico de Honda HRC, ¿de Motos Iborra diste el salto al equipo de motocross de esta marca?

No, he pasado por un par de equipos antes de llegar a Honda. El camino no ha sido fácil, pero, a día de hoy, estoy contento y espero ir a más.

¿Cómo ha sido ese camino?

Cuando competía, en el paddock, conocí a Edgar Torronteras y a Unai Aguiló que iban a competir en el “Europeo”, me ofrecí a ayudarles como mecánico de forma gratuita, estando con ellos en cuatro carreras. A partir de ahí, empecé a recibir diferentes ofertas.

¿Cuál fue la primera oferta que aceptaste?

Edgar Torronteras me ofreció ir con ellos a un equipo pequeño de Italia, Ghidinelli Fantic, no lo dudé, ni me lo pensé dos veces y me fui a esa escudería italiana pero pronto cambié de escudería.

Después, “desembarqué” en Holanda, en concreto, en Eindhoven, cuando el piloto Yago Martínez fichó por el KTM SB y solicitó al equipo que me quería como mecánico, propuesta que fue aceptada.

La verdad es que ese año, en líneas generales, fue bien, pero al ser el único mecánico  lo tuve algo complicado y, aunque Yago Martínez dejó el equipo, yo decidí seguir con el piloto Frank Carbonero que, también, lo abandonó, pero, como no quería tirar la toalla, me quedé unos meses y el pasado mes de mayo decidí finalizar mi relación laboral con el equipo holandés.

Entonces, ¿cuándo fichas como mecánico de entrenamientos con el Honda HRC?

Cuando dejo el KTM SB, recibo la oferta del SM ACTION para el hacer el Campeonato Europeo con Federico Tuani. Aunque quería dejarlo, me di una nueva oportunidad y regresé a Italia.

Fue este pasado mes de septiembre cuando recibí un mensaje, vía Instagram, de Claudio, responsable de preparar los motores del piloto de Honda, Rubén Fernández.

¿Qué decía ese mensaje?

Pues si estaba interesado en hablar con ellos, mantuvimos una conversación telefónica en la que me propusieron ser el mecánico de entrenamientos del piloto vigués Rubén Fernández y, sin pensármelo dos veces, acepté la oferta, era como cumplir un sueño.

¿Conocías a Rubén Fernández?

Nos veíamos en el paddock, pero lo conocí cuando entré en el Campeonato Europeo y en el Mundial como mecánico de otros equipos. Siempre bromeábamos y me decía cuando aprendas italiano te vendrás conmigo y, aunque no lo hablo muy bien, al final la broma se ha convertido en una realidad.

A partir de ahora, ¿dónde vas a establecer tu residencia?

En principio, en Vigo. Ya estoy allí y muy contento, tanto por las personas con las que trabajo que me han acogido muy bien y porque al tratarse de un equipo oficial, no falta de nada.

¿Y con Rubén?

El trabajo con la moto nueva que hemos realizado hasta ahora, la verdad que muy bien porque el ser los dos españoles y la forma de ser de Rubén hace que sea muy fácil trabajar con él.

¿Cómo te planteas ahora el futuro?

Me gustaría seguir en Honda, aunque si Rubén ficha por otro equipo, por los motivos que sean, pues, probablemente, seguiría sus pasos. Pero, como te decía, me gustaría ser Campeón del Mundo de Motocross como mecánico de Rubén Fernández.

Lo que tengo claro es que no voy a parar hasta que una de “mis motos” logre un mundial, ahora esa es mi meta.

¿Cómo lleva la familia que estés tan lejos de casa?

La verdad es que mucho peor que yo, pero saben que es lo que me gusta y, por lo tanto, están contentos, sobre todo mi padre que siempre ha sido un apasionado de la marca Honda pues ahora está mucho más contento.

Por cierto, una curiosidad, ¿sigues montando en moto?

No, desde que hace dos años que empecé como mecánico de carreras en algún equipo y de entrenamientos, en otros, dejé la moto “aparcada”. Bueno, para no faltar a la verdad, cuando vuelvo a Petrer, un día monto en moto, normalmente, en el Circuito de Motocross de Novelda.

Por último, ¿volverás a Petrer?

Cada vez que puedo, vengo a pasar unos días con mi familia y con los amigos, pero, de momento, a vivir no.

otras noticias

siguenos en

6,286FansMe gusta
1,661SeguidoresSeguir
1,047SeguidoresSeguir
- Anuncio-spot_img
- Anuncio-spot_img
- Anuncio-spot_img

LO MÁS LEIDO