1.9 C
Petrel
lunes, 17, enero, 2022

¿Qué está pasando?

¿Qué está pasando?

Antonio Espinosa Martínez
Recientemente me han llegado noticias sobre un amigo, Fernando Rico, del que desde hace un tiempo no sabía nada. A la alegría de conocer sobre Fernando se añadió el revivir un recuerdo que tenía casi olvidado, acompañado del sentimiento de una oportunidad perdida. Para Zygmunt Bauman “el paso del tiempo presagia la disminución de oportunidades que debieron cogerse y consumirse cuando se presentaron”.

Yo la perdí, entonces, al echar en el olvido una circunstancia que ahora voy a relatar y me sucedió con este amigo. Él siempre tuvo deseos de servir solidariamente. Se doctoró en Medicina Tropical, en Inglaterra y Bélgica y acabada la carrera partió a ejercer su profesión en poblados del tercer mundo en Madagascar. Cierto dia – hace ya más de 10 años- me lo encontré serio y taciturno en el descanso de un congreso.

Fernando, “¿te encuentras bien?”, le pregunté . “Mira Antonio –me dijo- te puedo contar lo que me sucede. Sabes que recientemente he tenido que regresar por motivos de salud de mis padres. Al llegar me encontré con una sociedad y con un mundo extraños, diferente del que dejé al marchar: un cierto individualismo, algo de frialdad en las relaciones, gestos más bien serios y aparentemente distantes, en general me refiero, y, curiosamente, bastante gente tirando de un perrito.

Yo me preguntaba ¿qué está pasando aquí?. Por supuesto que no tengo nada contra los perritos y animales domésticos que en algunos casos hacen un gran papel, por ejemplo con personas ancianas o solas. No tengo nada contra estos animales, al contrario, pero me da la sensación de que en esta sociedad de bienestar algo no está funcionando. Donde yo estoy la gente tiene muchas privaciones y dificultades pero los ves sonrientes y felices. Y los perritos deambulan por las calles sueltos, exactamente igual que en mi pueblo cuando yo era un chaval.

Vosotros no os dais cuenta, porque lo veis tan normal, pero a mí me ha causado una gran impresión y, en cuanto pueda, me vuelvo a aquellas tierras”. Y así lo hizo Fernando, que actualmente se encuentra en Angola. Tal vez algunas cosas de las que nos refería Fernando entonces hayan cambiado. Reflexionando uno piensa: ¿quién no tiene en la familia, vecinos o amistades uno de estos simpáticos animalitos?

Sin embargo Fernando dejó caer aquella pregunta con toda espontaneidad y sinceridad, que, recogida por mí, entonces, al suponerla dirigida a sociólogos, investigadores y humanistas, la aparcarla en el baúl de los recuerdos. Ahora, después de tanto tiempo transcurrido y por las circunstancias expresadas, la pregunta quizá siga estando vigente, igualmente para sociólogos y sabios estudiosos, pero quizá, también para esta sociedad en la que nos encontramos. Y por ello la transmito: ¿Qué está pasando?

otras noticias

siguenos en

4,793FansMe gusta
878SeguidoresSeguir
965SeguidoresSeguir
- Anuncio-spot_img
- Anuncio-spot_img

LO MÁS LEIDO

🍪