9 C
Petrel
martes, 23, abril, 2024
spot_img

Lola Pastor Peidró

Presidenta del Consejo Rector de Caixapetrer

Abogada de profesión, Lola Pastor Peidró es la primera mujer que accede a la presidencia del Consejo Rector de Caixapetrer. Un cargo que asume con mucha satisfacción, pero, también, siendo consciente de la responsabilidad que conlleva estar al frente de esta entidad financiera

Lola, ¡enhorabuena!

Muchísimas gracias.

¿Qué supone para ti este nombramiento?

Una alegría y un gran orgullo pero, por supuesto, también una gran responsabilidad. Y, bueno, espero estar a la altura de mi antecesor, José María Beltrán, con el que he trabajado codo con codo puesto que era la vicepresidenta de su directiva.

Ahora llegas a la presidencia, pero, ¿desde cuándo estás vinculada a esta entidad financiera?

Si no recuerdo mal, fue en el año 2007 cuando me propusieron formar parte como vocal del Consejo Rector de Caixapetrer. Si te soy sincera, me sorprendió mucho esa propuesta pero, no la rechacé porque era como una nueva vía para poder seguir ayudando, podríamos decir, a los más desfavorecidos socialmente.

Recuerdo que vinieron a visitarme, en concreto, Rogelio Corpus y Vicente Maestre, que en aquella época eran el presidente y el director general de Caixapetrer, respectivamente, y como te decía fue una sorpresa y una gran satisfacción.

¿Nunca se te había pasado por la cabeza esa posibilidad?

No sé. Siempre he considerado que formar parte de ese Consejo Rector suponía una gran responsabilidad pero, al mismo tiempo, te abría unas posibilidades de conocer un mundo diferente para mí, como es el financiero y, sobre todo, de poder participar en la Obra Social.

Pero, supongo que sí que conocías qué era Caixapetrer, cuál era su labor social y el peso que, como entidad financiera, tenía y tiene, no sólo en Petrer sino en Elda también, ¿no?

Claro, mi marido, Pepe Medina, era vocal de ese “Consejo Rector” pero había renunciado al cargo tras decidir que iba a dedicarse de forma activa a la política. Fue después de que él dejara el cargo, cuando me lo propusieron y, como te decía, claro que conocía Caixapetrer y todo lo que le rodea, me era familiar.

El Caixapetrer de esa primera década de este siglo XXI, especialmente, su Obra Social, ¿tiene que ver algo con lo que es hoy en día?

Nada que ver. Centrándonos en la Obra Social el cambio se ha traducido en un avance impensable en aquella época, la implicación social, en el más amplio sentido de la palabra, de esta entidad en los municipios de Petrer y Elda es, prácticamente, incomparable.

Es más, nuestra intención es seguir avanzando y estar presente tanto en el campo económico, como cultural, deportivo, medioambiental, social, entre otros. Pero, ahora, con la diferencia de desarrollar nuestros propios proyectos con la colaboración de las administraciones públicas, como son los ayuntamientos, y de colectivos y asociaciones de ambas poblaciones.

Ha evolucionado muchísimo y prueba de ello es que ya estamos desarrollando el tercer Plan Estratégico de la Obra Social con el fin de abarcar más ámbitos de actuación para poder llegar a cubrir las necesidades sociales de los municipios de esa zona.

¿Hasta ahora no era así?

No. Ya tenemos en marcha algún proyecto propio pero, hasta no hace mucho, lo normal era que la Obra Social de Caixapetrer fuera entidad colaboradora y no promotora de proyectos, es decir, se ceñía a apoyar iniciativas, pero no a crearlas, desarrollarlas y ponerlas en práctica.

Además, nuestro campo de actuación no era tan amplio como en la actualidad.

Por cierto, no podemos olvidarnos que Caixapetrer es una entidad financiera, ¿cómo te desenvuelves entre números contables y conceptos económicos cuando eres una mujer de letras, de leyes?

Siempre me he dedicado a la abogacía, soy una abogada de vocación. Siempre tuve claro que quería estudiar Derecho y dedicarme, profesionalmente, a ello. Eso me ha servido para no tener problemas a la hora de leer y entender todas las normativas que tienen que ver con Caixapetrer como entidad financiera, lo de los números y la contabilidad es otro cantar. Todo lo relacionado con las cuentas es más complejo, pero con el paso de los años vas aprendiendo a “moverte” con mayor facilidad en todo lo que conlleva entender unas cuentas y poder presentarlas en una asamblea.

En este sentido, la formación es importante, ¿no?

Mucho y la verdad es que nosotros tenemos la suerte que, tanto el actual director general, Miguel Ángel Erades Ledesma, como su antecesor, Vicente Maestre, siempre están muy pendientes y nos facilitan mucho la labor.

Poder llegar a saber y conocer lo que significan cada uno de los números de unas cuentas, que son muchos, es difícil, porque no estamos habituados a trabajar en ese campo.

Además, Miguel Ángel nos da pequeñas clases, lo que conocemos como “píldoras” para ir formándonos en el mundo de la contabilidad y, por otra parte, el Grupo Cajamar, del que forma parte Caixapetrer, nos obliga a realizar una formación anual que nos permite ir conociendo todo el entramado del sector financiero.

Como presidenta, en la Obra Social, ¿tienes campo de maniobra para poder desarrollar tus propias iniciativas?

Todo proyecto debe de ser aprobado por el Consejo Rector de Caixapetrer. Tengo la posibilidad de presentar una propuesta que -si ese “Consejo Rector” no le da el visto bueno- se queda en “papel mojado” o “guardado en el cajón”, sin más.

¿Cómo compaginas el ejercicio de la abogacía con la agenda que conlleva la presidencia del Consejo Rector de Caixapetrer?

He asumido este cargo en un momento personal de cambio. Antes de que mi marido falleciera hace un año ya había decidido jubilarme, aunque todavía no lo he oficializado porque un abogado no puede decir mañana me jubilo y cierro el bufete porque llevas casos que todavía no se han resuelto, pero sí que dejas de aceptar nuevos casos y en esa fase me encuentro.

Con tanta agenda, ¿te queda tiempo para algo más?

Claro que me queda tiempo. Tengo tres nietas maravillosas que para mí son lo que antes eran mis hijos y para las que estoy siempre que mi agenda me lo permite. Siempre he tenido muy claro mis prioridades y la primera, sin duda alguna, es mi familia. Una prioridad, cuando mi familia se ceñía a mis padres y a mis seis hermanos y, por supuesto, cuando formé mi propia familia con Pepe y mis dos hijos.

Supongo que, para todos ellos, debe ser un orgullo haber llegado a la presidencia del Consejo Rector de Caixapetrer

Claro, tanto para mis hijos como para mis hermanos y el resto de la familia. Yo también me sentiría orgullosa si, en vez de ser yo, hubiera sido uno de ellos el que asumiera ese cargo.

otras noticias

siguenos en

6,394FansMe gusta
1,721SeguidoresSeguir
1,047SeguidoresSeguir
- Anuncio-spot_img
- Anuncio-spot_img

LO MÁS LEIDO