19 C
Petrel
sábado, 18, mayo, 2024
spot_img

Juan Francisco Reyes Brito. “Key”, hostelero

Natural de la República Dominicana, Juan Francisco Reyes Brito, desde hace unos siete años vive en Petrer, aunque dejó su país de origen para cruzar el charco hace alrededor de quince años. Su primer destino en nuestro país fue Alicante, pero por su chica, Alicia, decidió trasladarse a nuestra localidad. “Key”, como le gusta que le llamen, desde hace unos meses está al frente de la cantina del Polideportivo Municipal           

Key, eres de República Dominicana, ¿por qué decidiste venir a España?

En mi país trabajaba en el sector turístico por lo que tenía bastante relación con los españoles que elegían República Dominicana como destino vacacional y siempre me habían hablado muy bien de España.

Así que cuando decidí dejar mi país de origen, tuve claro que el destino era España.

Pero, ¿no hubo un motivo de peso para dejar tu país atrás?

No, ni mucho menos. Tenía 25 años y quería un cambio en mi vida, conocer otros países y nuevas culturas y, como he comentado, había oído hablar tanto de España que la elegí como destino.

Es más, yo me vine con todos los papeles y toda la documentación en regla, dentro de la legalidad.

¿Cuál fue tu primer destino?

Alicante porque tenía muy buenas referencias de esa ciudad. Tenía curiosidad por conocerla y comprobar por mí mismo que los comentarios sobre Alicante correspondían a la realidad.

¿Encontrar trabajo fue un problema para ti?

Realmente, no. Gracias a Dios, desde el primer día que llegué no he dejado de trabajar. Durante los años que viví en Alicante trabajé en diferentes sitios. Mi primer empleo fue el de captador de socios para ACNUR que es la Agencia de la ONU para los refugiados.

Después trabajé en sector de la hostelería, también, de relaciones públicas, de cámara de televisión, de modelo. En definitiva, de todo un poco.

Y, ¿cómo fue dejar Alicante y venir a Petrer?

Conocí a Alicia, mi chica, en Alicante, empezamos un noviazgo, ella aquí, yo allí y, después de un tiempo, decidí dejar Alicante y venirme a vivir con ella a Petrer.

¿Te costó adaptarte e integrarte en Petrer?

Nada, todo lo contrario. Sinceramente, estoy muy contento con Petrer por cómo me acogieron cuando llegué. Después de unos siete años, realmente, me siento de aquí.

Aunque, sí que es cierto que, al principio, lo veía un todo raro porque la dinámica de una ciudad a la que yo estaba acostumbrado no tenía que ver nada con la tranquilidad de un pueblo como Petrer.

Pero, con el paso del tiempo, me he enamorado de esa tranquilidad y, si lo pienso ahora, fue fácil adaptarme a la forma de vida de esta localidad.

¿Qué es lo que más echas de menos de tu país?

Muchísimas cosas. Extraño mucho los ratos que pasaba con los amigos en el río. Aquí muchas personas se van a pasar el día a la playa, pues nosotros cualquier día de la semana nos íbamos en moto al río, cargados de bebidas y carne que allí cocinábamos y, por supuesto, a la familia.

Y, sin duda alguna, extraño la comida de mi madre, aunque reconozco que la comida española es muy rica.

Cuando llegaste a España, ¿probaste por primera vez alguna comida o algún alimento?

Claro. Por ejemplo, la paella, allí comía arroz blanco, solo o con alubias, el jamón y los caracoles.

Como todo lo que lleva arroz a mí me enamora, la paella, me encantó y el jamón me costó probarlo mucho porque, aunque esté macerado y secado, yo lo veía como una carne curda y no me hacía gracia, pero ahora me gusta mucho.

Y los caracoles también me encantan. Si mi madre me viese comerlos, me deshereda, (risas).

Cómo decías has trabajado de todo, pero, ¿dónde te sientes más cómodo?

Desde luego que en el sector de la hostelería es donde mejor me desenvuelvo y, además, me gusta. Ya ves, desde el pasado mes de julio estoy al frente de la cantina del Polideportivo Municipal.

¿Cómo están siendo estos primeros meses?

Pues la verdad es que bastante bien. Estoy contento de que cómo han respondido los vecinos de Petrer y de otros municipios cercanos y, la verdad, está yendo bastante bien. Ahora lo que espero es seguir trabajando igual o más que hasta la fecha.

Cuando no trabajas, ¿qué te gusta hacer?

Mi pasión es el basket. El baloncesto es el deporte que he amado toda la vida y que empecé a practicarlo desde niño.

Muchas personas se sorprenderían si me viesen jugar, pero, a día de hoy, no lo practico por una cuestión de tiempo y horarios. El último equipo que me animó a jugar con ellos, tuve que rechazar la invitación por el trabajo ya que, a las 20.00 horas, mi jornada laboral no ha finalizado.

Me gustaría poder echar unas canastas y jugar, aunque fuese sólo un día a la semana, sobre todo para despejar la mente.

¿el baloncesto es lo que te hace desconectar del día a día?

Con el basket desconecto, pero, especialmente, la música, no sólo escucharla sino también componer y grabar canciones de rap.

¿Dónde podemos escuchar tus canciones?

En ningún sitio. Tengo varios trabajos grabados, pero no los he comercializado, ni los he subido a ninguna plataforma.

Una de mis canciones, “Crazy love”, se la dediqué a Alicia, mi chica, y cuando viajamos a mi país, en el año 2018, llegamos a grabar un videoclip, protagonizado por nosotros dos, pero sólo lo han visto algunos amigos y familiares.

¿No te planteas publicar un CD,s con algunas de tus canciones?

De momento, no. Para mí es como un hobby, compongo la canción, la grabo y ya está. Después, me gusta escucharlas cuando voy en el coche. Así que, de momento, se quedan en canciones personales para mí.

Has vivido una experiencia que muchos petrerenses no han tenido, al menos de momento, esa oportunidad, la de asumir el papel de Rey Mago, ¿cómo fue esa experiencia?

Es una de esas experiencias que me llevaré conmigo y me acompañará toda la vida. Nunca voy a olvidar las caras de felicidad de los niños, ni lo que sentía cuando veía con mis propios ojos esa inocencia de los pequeños que se creían, realmente, que era, en mi caso, el Rey Melchor. De verdad, lo que viví y sentí ese día no tiene precio.

Fue una noche que flipé con el brillo de los ojos de los niños cuando les saludaba o les daba chucherías.

En tu país, ¿cómo se vive la Cabalgata y la noche de Reyes?

Qué va, no tiene nada que ver. Allí no celebramos la Cabalgata de Reyes, simplemente, a los niños se les deja por la noche los juguetes bajo la cama y ya está.

otras noticias

siguenos en

6,513FansMe gusta
1,779SeguidoresSeguir
1,047SeguidoresSeguir
- Anuncio-spot_img
- Anuncio-spot_img
- Anuncio-spot_img

LO MÁS LEIDO