19 C
Petrel
sábado, 18, mayo, 2024
spot_img

Álvaro Jaén Navarro. Guitarrista

Álvaro Jaén Navarro es un joven petrerense que el próximo año finalizará la carrera de Guitarra Clásica que está cursando en el Conservatorio de Palma.

Álvaro, antes de nada, enhorabuena por el recital de guitarra que ofreciste en el Forn Cultural, hace unos días.

Muchísimas gracias, siempre es bonito tocar en casa. Disfruté mucho y salí del Forn Cultural contento.

¿Cómo llega la guitarra a tu vida, a tus manos?

En mi casa la música siempre ha estado y está presente; el flamenco por mi padre y la clásica por mi madre, y creo que toda mi relación con la música y la guitarra empezó por ese ambiente en el que crecí, en el que la música tenía un gran protagonismo y, realmente, esa combinación de flamenco y clásico es lo que a mí, ahora, me representa como músico.

Además, en casa tenía una guitarra como juguete y me gustaba tocarla, por decir algo porque aquello no era tocar.

¿Dónde empezaste a estudiar guitarra?

Con siete u ocho años, empecé a tocar con un chico, pero un poco por mi cuenta, y dos años más tarde, cuando me matriculé en ECOMUT, siendo mi profesor Pepe Payá. Con él estuve cinco años y fue el que me preparó para realizar una prueba de acceso al conservatorio.

¿A qué conservatorio, finalmente, pudiste acceder?

Aunque siempre había pensado que estudiaría en el Conservatorio Profesional de Música “Ana María Sánchez” de Elda, finalmente, decidí optar por el Conservatorio Profesional de Música “Guitarrista José Tomás” de Alicante porque uno de sus profesores, Marco Smaili, desde pequeño, me gustaba mucho.

Quiero aclarar y remarcar que el Conservatorio de Elda es muy bueno y de un gran nivel. Como te digo, decidí irme al de Alicante por Marco Smaili.

¿Y de Alicante a Palma?

En Alicante, cursé los cinco años del Grado Medio y cuando me preparé para acceder al Grado Superior y aprobé, cambié de ciudad y me fui a estudiar al Conservatorio Profesional de Música y Danza de Palma, siendo uno de mis profesores, Pedro Mateo, uno de los mejores de guitarra clásica en el panorama europeo.

La verdad es que es un gran profesor que “arrastra” a muchos jóvenes a la hora de continuar sus estudios de guitarra clásica en el Conservatorio de Palma, pero, hasta tal punto que incluso llama la atención, porque de todos los estudiantes de guitarra de ese centro educativo ninguno es palmesano, todos son de fuera de las Islas Baleares.

¿Sigues estudiando en el Conservatorio de Palma?

Sí, estudio la carrera de Guitarra Clásica en el Conservatorio Profesional de Música y Danza de Palma, acabo de terminar el tercer curso y me queda el cuarto y último. Hasta hace pocos años, a pesar de que estás 14 años estudiando en conservatorios y realizas un máster, no equivalía al Grado Universitario, sino a un Grado Medio o Profesional.

La verdad es que he tenido suerte porque mis estudios de Guitarra Clásica sí que se me van a reconocer como un Grado Universitario.

Por cierto, este año te han concedido la Matrícula de Honor, ¿no?

Sí, la verdad es que estoy muy contento, es una satisfacción obtener la Matrícula de Honor porque el Conservatorio de Palma solo concede una por curso. Es una compensación económica, como una especie de beca, con la que te pagas los estudios del curso siguiente.

A la hora de otorgarla, además de tener en cuenta la nota media que has obtenido en el curso, también tienes que tocar en una audición ante un jurado que tiene en cuenta aspectos como la puesta en escena.

¿Algunos de tus profesores te han marcado?

Por supuesto, en mayor o menor medida, la mayoría, pero, en mi formación como guitarrista clásico, tanto Pepe Payá y Francisco Albert Ricote -porque con ellos empecé- como después Marco Smaili y Pedro Mateo.

¿A qué compositores destacarías?

Manuel de Falla, que representa la unión más directa de la música clásica y la flamenca; y Piazzolla y Leo Brouwer que también me gustan mucho. Aunque es una pena que no compusiera obras para guitarra, no puedo olvidarme de Mozart porque es uno de esos compositores que uno debe de escuchar y estudiar.

¿En qué escenarios te gustaría tocar la guitarra clásica como solista?

Por supuesto que en el Teatro Real de Madrid, y fuera de España, en la Sala Grande o Sala Dorada de la Musikverein de Viena, en el que cada año se lleva a cabo el tradicional Concierto de Año Nuevo.

¿Qué dirías de Camarón de la Isla y de Paco de Lucía?

Camarón de la Isla es un maestro del flamenco, un estilo que amo, y me encantaría poder cantar como él, lo cambiaría todo por esa voz de Camarón. Y sobre Paco, diría que es un caso extraño porque no está asociada la guitarra flamenca a la clásica, son cosas totalmente diferentes, pero, sin embargo, Paco de Lucía es el camino de todos, es el maestro de todos, tanto de los de guitarra clásica como de flamenco o de guitarra eléctrica. En el mundo de la guitarra, el respeto a Paco de Lucía es enorme, para mí es el maestro de los maestros.

Una curiosidad, ¿la guitarra clásica en qué se diferencia de la flamenca?

Son varias las diferencias. Por ejemplo, los luthiers para construir una clásica utilizan maderas duras como el nogal, mientras que para una flamenca recurren a maderas blancas como el abeto.

Otras diferencias tienen relación con el tamaño, las cuerdas, el sonido, el clavijero e, incluso, con el color.

Una vez concluyas tus estudios, ¿tienes claro cómo quieres enfocar tu vida profesional?

Una vez concluya la carrera y un máster sobre interpretación en guitarra clásica, me gustaría opositar y sacar una plaza como profesor de guitarra clásica en algún conservatorio. Pero, además, no descarto compatibilizar el trabajo docente con ser concertista de guitarra clásica.

Hace un par de años, junto con Marina Payá, protagonizaste la primera parte del Concierto Inaugural del Festival Internacional de Guitarra José Tomás-Villa de Petrer, ¿por qué no aparece tu nombre en el programa de este certamen?

Bueno, me imagino que es porque todavía soy muy joven y no ha llegado el momento. A mí me gustaría estar en esa programación porque es un festival que se celebra en mi pueblo y, también, porque Pepe Payá fue mi primer profesor.

No pierdo la esperanza, y pienso que algún día volveré a participar en el festival como lo hice en la edición de 2020.

otras noticias

siguenos en

6,513FansMe gusta
1,779SeguidoresSeguir
1,047SeguidoresSeguir
- Anuncio-spot_img
- Anuncio-spot_img
- Anuncio-spot_img

LO MÁS LEIDO